miércoles, 19 de agosto de 2009

Vivir a 45º



Será la influencia de la música escuchada, o, que el día de más calor se contagió del nombre de una de ellas. Son dos días consecutivos, en Julio pasado.


Ya según salía del trabajo y me dirigía hacia el aparcamiento, me entraron ganas de volverme . Era cómo entrar en una hoguera de repente. El asfalto se derretía, la piel parecía quemarse por momentos, y notabas un calor que era tópicamente, infernal. El termómetro del coche, que ya marcaba unos 36 grados, iba subiendo y subiendo según me iba alejando, y creí que estaba mal, aquello no podía ser verdad, por una vez, esas alarmas de AEMET, iban mostrando su peor aspecto, se iban cumpliendo. Hacia el horizonte ,se veía sobre toda la zona que rodea Murcia, una capa de polvo suspendida, que amenazaba con asfixiarnos a todos .Según bajé del ardiente vehículo (menos mal que el aire acondiciano funcionaba sin problemas ), y mientras me dirigía a casa, un viento que era puro fuego, me rodeaba, haciendo bastante difícil casi hasta respirar. Una sensación de opresión en el tórax, un mareo que iba llegando, y ni gota alguna de sudor ,toda gota de agua se la quedaba el organismo. Los pocos que andábamos por la calle a esas horas, las tres de la tarde más o menos, íbamos igual de medio ahogados. Ni abanico podía usarse, no movía ni un ápice de aire.
Fueron unos pocos días ,pero, que hacen que ahora, estos treinta y mucho que tenemos aún, no olvidemos que es Agosto, y estamos en Murcia, esos grados decía, sean algo aceptable, y bastante llevadero. Aunque las noches sean demasiado cálidas, y eso, es lo peor. Qué ganas de todas formas de que llegue Otoño, mi época ansiada.

2 comentarios:

Merce dijo...

Y además del terrible calor, lo peor es pensar lo mucho, muchísimo que nos queda...
Ahora viene septiembre con lo suyo...

luz de gas dijo...

Ahí está. Aún queda mucho , demasiado por delante. Agüica fresca !!!!. Un beso, Merce