viernes, 17 de julio de 2009

Que el cielo la juzgue

Qué mal se ha hecho todo. Ha habido una muerte , la de un bebé, y no sé cómo andará de viva la joven enfermera. Ni imaginar puedo cómo debe sentirse. Lo que no acabo de entender, de ninguna manera es, cómo pudo ocurrir algo así. Son muchos años trabajando en UCI, aunque de adultos, para parecerme que algo está en blanco. No sé, tengo muchas dudas, y más con alguien que trabajaba ya algún tiempo en este campo, aunque fuese poco. No acabo de entender qué pudo pasar. Y de ninguna manera entiendo esta crucifixión inmediata tan directa y rápidamente, de ella. El centro se equivocó en el procedimiento al comparecer diciendo lo que dijo y cómo. No es una cuestión de semántica, cómo parecía matizar el Consejero de Madrid del tema, no, es algo más. No hay claramente más que una víctima , mortal , sí, pero no hay aún, un culpable , sólo uno y tan directamente señalado. No defiendo a nadie, argumento que , no es la forma, hay que estudiar todos y cada uno de los elementos que han llevado a que esta joven estuviera ahí, haciendo esto y lo que ocasionó. Hay un proceso, debería haberlo habido , y después, habrá uno no , varios culpables, eso es así, por cómo se ha desarrollado todo. No uno sólo. Ni tan siquiera hay una sola víctima, porque, insisto en que no defiendo, pero, no hay una sola víctima. Aunque sea culpable, tampoco, hay que negarle unos derechos que se han suprimido totalmente.
Se ha hecho todo muy mal. Y, culpables hay más de uno. Lo mismo que víctimas, no es uno sólo. Y, no sé en que grado quedará esta segunda, sólo sé fijo cómo ha quedado la primera. La segunda, que el cielo la juzgue , ya ha sido condenada aquí. Pero que no se olvide, hay más culpables.

Condena


4 comentarios:

Ligia dijo...

Tienes razón en lo que dices. No podemos permitirnos juzgar a nadie, porque a cualquiera nos podría pasar algo así. Abrazos

Landahlauts dijo...

Es bastante incomprensible lo que ha pasado con el bebé. Al menos lo es para mi, que soy profano en la materia. Me resulta extraño pensar que las bolsas o jeringas de la alimentación que le aplicó no llevara una etiqueta con el nombre del producto y "por donde" se aplicaban... no sé.

¿La enfermera? en su "pecado" lleva ya una buena condena. Lo que le ha ocurrido, estoy seguro, la marcará de por vida. Independientemente de la condena que pueda tener (hubo un caso similar en Canarias hace unos años y le cayeron 3 años de inhabilitación al enfermero).

Ella, además, ha tenido la mala suerte de que su presunto error se haya producido en julio y de que presuntamente lo haya cometido una enfermera en lugar de un médico. Si el error hubiera ocurrido en una época sin escasez de noticias, febrero por ejemplo, ten por seguro que no habría tenido la misma repercusión mediática. Y, si el error lo hubiera cometido un médico, uno de esos profesionales intachables de la medicina... pero profesional de "primer nivel" no una enfermerucha... ellos, que jamás tienen errores... ten por seguro que la cosa habría sido muy distinta. Para empezar, jamás habrías visto al gerente del hospital poniendo a un médico "a los pies de los caballos" con lo de que era un "terrorífico error". ¿No crees?

(la "primera categoría" es en tono iróníco, que quede claro).

Besos.

luz de gas dijo...

Yo creo que opinar es una cosa pero cómo dices, Ligia, ya hay quién debe ocuparse de los juicios. Pero eso, no es posible para mucha gente. Son jueces y radicales absolutamente. Gracias, un saludo.

luz de gas dijo...

No, te he entendido. Cómo bien dices y así veo que estás con lo que digo también, jamás hubiera ocurrido nada de esta forma si hubiera sido otra categoría sanitaria. Lo sé y lo sabe el gerente y muchos más. Pero, era una persona, de otro nivel y circunstancias, y ha sido muy distinto todo. No quito a nadie lo que le toca , pero , no añado, al contrario que esos cuya impresentable actitud al presentar el caso, han conseguido que la hoguera sea mayor y más fuerte. Gracias Landa.Saludos