martes, 30 de junio de 2009

Mirando a la Universidad

Seis años han pasado. Desde que acabó la Enseñanza Primaria y tomó el autobús escolar el primer día, camino del Instituto; del pueblo a la ciudad, a la capital además. Un niño de doce años, iniciaba un nuevo tramo de su vida escolar, y ya fuera de su ámbito tranquilo habitual. Y esos años, han dado para mucho: amigos que han compartido la Enseñanza Secundaria Obligatoria, en Bilingüe además, para intentar que se manejara mucho mejor con el Inglés, y ha funcionado. Además, los viajes han ayudado bastante, y la relación iniciada con los que ya son sus amigos americanos ahí sigue, de maravilla. Mientras, ha pasado a Bachillerato, hizo su elección para ello lo que más adecuado encontró . Y empezó a jugar football. Todo iba bien y así ha terminado.
Seis años han pasado, y llegó el día de su Graduación. Y, aún casi sin quitarse la beca de de su instituto a preparar la Selectividad. Aprobado también. Y sigue con el deporte, trabajando mucho con ello y disfrutando , más cuándo ha vuelto su equipo de la capital murciana a repetir Campeonato de España.
Ahora, no está descansando aúnque bien ganado lo tiene. Antes de empezar en la Universidad sus estudios económicos, preparándose está para obtener el carnet de conducir. Tiene tiempo, hasta Octubre, en que un novato más llegará al Campus.

Blue economy

Y vuelta a empezar, otra etapa más.
Seis han pasado de una, y todo ha ido perfecto. Sí, estoy realmente orgullosa. Un chico normal y corriente, cumpliendo las fases deseadas, sin problemas de ningún tipo. Gracias por todo.Por tanto.

4 comentarios:

Ligia dijo...

¡Qué bien! Un chico que sabe aprovechar el tiempo, y aunque nos parezca de lo más normal, hay muchos que hacen todo lo contrario, por eso debes estar contenta. Abrazos

luz de gas dijo...

Exacto, esto es exactamente . Gracias, y saludos

Landahlauts dijo...

Ese chaval promete. Se debe de hacer curioso que, en unos meses, te lleve en coche aquel al que llevabas tú en cochecito no hace tantos años...

Besos.

luz de gas dijo...

Ahí, ahí está la gracia de la vida; dar la vuelta a la situación . Saludos Landa.