lunes, 12 de mayo de 2008

Comuniones, un acto social más.

Estamos en época de comuniones y, cada día me voy decepcionando más y más. Es una ceremonía católica, que acaba siendo un acto socíal exclusivamente, para muchos de quienes a ella acuden. Dentro del templo, paseos saludando a conocidos, paseos mostrando los modelitos adquiridos para el evento, paseos arriba y abajo acompañados de voces bien altas y risas más altas aún. La última moda en la calle , (se lleva mucho el rojo, me ha quedado claro), queda bien a la vista continuamente; una pasarela en la que se muestra todo lo que hay que llevar en primavera en ropa y complementos, ahí, en los pasillos ,bancos y altares del templo. Hay quién sabe comportarse en todo, por supuesto; quién sabe estar y sobre todo cómo estar. Pero , sobra la inmensa mayoría que cree y así actúa, estar en plena calle. Personalmente opino que , quién no sepa cómo ha de actuar en una ceremonia religiosa, que permanezca esperando a que acabe y salgan los que sí quieren estar, y así, los de dentro , estarán a gusto y los de fuera , creo que más.No es obligatorio asistir, así que , no vayas y no molestarás,pues no sabes comportarte . Se agradecerá y mucho.
Han cambiado mucho estas ceremonias, de eso no hay duda alguna. Pero, que muchas personas deberían aparecer sólo a la hora de la comida, o cena, que también ha cambiado eso en las comuniones. Bien, ya no tengo más este año, me libro de seguir soportando a tanto insoportable , muy moderno vestido eso sí, aunque no se libran de serlo quienes llevan moda menos a la última, todo hay que decirlo.







12 comentarios:

Milagros Sánchez dijo...

Pues sí, lo has descrito perfectamente: "una pasarela donde lucir la última moda primvera-verano" con paseos o desfiles arriba y abajo procurando que se note que están allí y si hay que vocear pues también que se note que vocean...En fin la propia sabiduría divina hace concianciarse a la gente de lo absurdo que es todo ese "carnaval" de vanidades.... Y sabiendo que hay tanta gente pasando hambre, frío, enfermedades y otras miserias humanas!!!!!
Pero como dice un sabio refrán "cada loco con su tema" ¿no?

Te dejamos besos multicolores y ojalá volvamos a verte por el blog, si es que tienes tempo.

yonosoyHillary dijo...

Cuando recuerdo la mía...me dan picores y es que aquel traje me producia una alergia psicosomática increíble.

Hace poco, en tv, hablaban de la nueva moda en esto de las comuniones. Algunos diseñadores de alta costura están viendo el filón en eso de vestir a las niñitas con modelos exclusivos. Creo que es Modesto Lomba uno de los primeros en apuntarse al carro y al paso que vamos no tardaremos en ver algún Dior o Vitorio Luccino, a precio de alta costura, claro esá, reflejando aún más ese pase de modelos del que hablas.

yonosoyHillary dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Livaex dijo...

Yo también opino que se ha perdido el sentido religioso de la primera comunión, no sólo por el significado en sí, sino por la falta de respeto de mucha gente, para éste y para otros actos sociales. Vamos de mal en peor...

Landahlauts dijo...

Cuando además las iglesias suelen tener una plaza en la puerta para tomar el sol... o alguna tasca cercana para tomar un vinito: queda como que has estado en la ceremonia y tu disfrutando de la mañana de mayo. Si es que la gente no sabe comportarse ni disfrutar...

Bonsaimusic. dijo...

Pásate por nuestro blog y llevate una sorpresa agradable.
Besos felices

Mari Carmen dijo...

Mañana, domingo, hace la primera comunión la hija de una prima hermana mía (aparece en una mis entradas de Nómadas, sobre el puente de mayo pasado en tierras cordobesas) y lo cierto es que me apenas muchísimo no poder estar allí porque lo que verdaderamente me importa es la reunión que habrá tras la ceremonia con todos las tías, los primos, los hijos de los primos, mis padres... y yo no podré disfrutar de todo eso. Y me molesta mucho.

Un abrazo :)

Shikilla dijo...

Tuve la de mi sobrino la semana pasada y, ciertamente, estoy contigo, pero parece ser que también lo estaba el cura que ofició la ceremonia que, antes de empezar, nos dijo a todos los que allí estábamos que lo que se iba a realizar era un acto religioso y para los niños y sus familias era importante, así que los que no compartieran esa idea tenían toda la libertad para esperar fuera o quedarse y guardar el debido respeto.

Me parece bien porque, a veces, he sentido vergüenza de cómo el templo se convertía en un gallinero sin respeto ninguno para el lugar donde estábamos. Ya no es sólo la fe que tengas sino la educación que muestres.

Un beso

Agatha Blue* dijo...

Hace dos años que me confirmé en la Religión Católica.

Cuando debía hacerlo, estaba en mitad de la adolescencia y entre que no las tenía todas conmigo y que estuve entretenida en otros planes... lo pospuse casi segura que no me confirmaría.

Al tiempo, mi vida giró. Necesitaba algo y encontré sosiego en las creencias que tenía olivdadas.

A día de hoy, se que mucha gente celebra bodas por el simple hecho de pasear un bonito tul por el pasilo de la Iglesia hasta el Altar.

A mi eso también me gusta, no voy a decir lo contrario, pero podría casarme en vaqueros en una ermita perdida si se diera el caso.

A mi modo de ver Dios está en todas partes, no se olivda de nosotros, está aquí, allá y a medio camino.

Quiero casarme por la Iglesia, porque quiero celebrar junto a El y a los mios que mi vida será junto a la persona a la que amo. Y nada mejor que Su Casa ( cualquiera de sus "sucrusales" para abrigar el evento )

Besitos,

Agatha Blue*

Al dijo...

Hola Luz,

Mucho tiempo ha pasado desde tu última visita, en la cual tuviste a bien concederme un estupendo prémio. Por desgrácia, esta coincidió con mi último post durante todo este tiempo, hasta hace unos dias. Mi retiro involuntário me ha mantenido alejado del blog-mundo por completo. Espero "restablecer prontas relaciones bilaterales" y que no te hayas molestado.

Besos.

Javier dijo...

Coincido contigo, lo peor de todo es que a veces los niños, que son tan felices ese gran día, no vuelven casi a pisar una iglesia.
Muchas veces se hace por lo que se hace.

Un abrazo

luz de gas dijo...

Compruebo que estamos igual, en contra de la falta de respeto. Sí uno no quiere ir, no va, pero si lo hace, sea el acto que sea, requiere un comportamiento adecuado. Máxime, si es un acto religioso, por lo que significa.
Estos actos, que se hacen por la gente en muchos casos, la pena, es que4 quedan en eso, actos sociales, y luego, nadie recuerda la parte religiosa. Mejor, no hacerlos pero, no quedaría bien, en muchas personas, claro.
Si estás por participar en una religión, coherencia con ello, y si no, pues, a la tasca, o a dónde gustes. Y todos perfectamente.
Besos a todos y gracias.